Recetas de cócteles, licores y bares locales

Tradiciones navideñas de la Casa Blanca

Tradiciones navideñas de la Casa Blanca


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Si bien afuera está comenzando a sentirse como Navidad, el espíritu navideño ha estado en pleno apogeo en la Casa Blanca. Después de meses de planificación secreta, y más de 3,500 horas de trabajo necesarias para colgar miles de pies de guirnaldas, numerosos árboles de 14 pies para colocar y cientos de libras de masa para galletas y pan de jengibre para hornear, según ABC Noticias, la primera dama Michelle Obama reveló el tema de este año de "Brillar, dar, compartir" el 30 de noviembre. ¿El punto culminante del día? La omnipresencia del primer perro Bo en todo el edificio, desde Bos hecho de bolsas de plástico recicladas hasta botones, regaliz y malvaviscos, incluso uno en forma de topiario.

Haga clic aquí para ver la presentación de diapositivas de las tradiciones navideñas de la Casa Blanca.

Las decoraciones navideñas temáticas son solo una de las muchas tradiciones navideñas de larga data de la Casa Blanca. La primera dama Jackie Kennedy inició la tradición en 1961, con el tema "La suite del cascanueces". Desde entonces, cada primera dama ha agregado su propio toque a través del tema elegido.

El árbol de Navidad ha sido un punto focal de la Casa Blanca para todas las familias presidenciales desde 1889. La primera dama recibió el árbol de este año, entregado a caballo y en carruaje, el día después del Día de Acción de Gracias. Con alrededor de 20 pies de altura, el árbol tampoco es pequeño: el año pasado, 97 decoradores se ofrecieron como voluntarios para ayudar a poner el abeto Douglas de 18 pies de altura. Con la ayuda de escaleras y andamios, lograron hacerlo en cuatro días, capturando todo el proceso en un video de lapso de tiempo, a continuación.

Dejando a un lado las decoraciones, la verdadera hazaña de las fiestas en la Casa Blanca es simplemente mantenerse al día con la demanda diaria de dulces navideños: la mansión de jengibre cubierta de chocolate blanco de este año pesa más de 350 libras (con cableado eléctrico), para los 100,000 algunos invitados extraños que vienen en el mes de diciembre. Según CBS News, "Navidad en la Casa Blanca es la cosa más desafiante mental y físicamente que puedes hacer", dijo el ex chef de la Casa Blanca, Walter Scheib. En 2006, eso significaba adornos de galletas y un árbol hecho de arena de nuez. El actual chef Bill Yosses ha puesto un límite a la cantidad de dulces que los invitados pueden tener en las recepciones: solo cuatro.

Dadas las amplias celebraciones que giran en torno a las vacaciones en la Casa Blanca hoy en día, es difícil creer que en un momento dado, antes de la electricidad, las tradiciones presidenciales invernales fueran un asunto privado. Antes del siglo XX, ni siquiera era un evento oficial. El primer árbol se levantó en 1889 para el presidente Benjamin Harrison y su familia y se colocó en una habitación ovalada del segundo piso que se usaba como salón familiar. Las luces navideñas eléctricas no se introdujeron hasta 1894, tres años después de que se electrificara la Casa Blanca, lo que hizo las delicias de las hijas del presidente Cleveland. En los años posteriores, las celebraciones han evolucionado a medida que cada familia le da su propio giro a las vacaciones. En 1903, el presidente Teddy Roosevelt no aprobó la tala de árboles de hoja perenne para vivir perfectamente bien y respirar, por lo que los prohibió en la Casa Blanca. Excepto que, sin que el presidente lo supiera, su hijo metió uno de contrabando y lo escondió en el armario de costura de arriba para poder tener uno como todos sus compañeros.

Haga clic aquí para ver la presentación de diapositivas de las tradiciones navideñas de la Casa Blanca.


¿Por qué esta noche es diferente de todas las demás noches? Recetas para la Pascua

Esta noche y mañana por la noche, familias y amigos judíos en los Estados Unidos y en todo el mundo se reunirán para los Seders para conmemorar el Éxodo de Egipto y el triunfo de la esperanza y la perseverancia sobre la injusticia y la opresión. Para la mayoría de las familias judías, la comida de la Pascua es una tradición completa que se transmite de generación en generación, como el maror, o hierbas amargas, que simbolizan la amargura de la esclavitud en Egipto o el matzá, pan sin levadura, que recuerda la prisa con que los israelitas salieron de Egipto. dándoles tiempo para permitir que su pan se levante.

Si bien algunas familias guardan el secreto de las bolas de matzá más esponjosas de la ciudad, otras han creado nuevas tradiciones para compartir con sus familias y amigos.

Esta noche, aquí en la Casa Blanca, el presidente y la Sra. Obama volverán a organizar un pequeño Seder, con recetas proporcionadas por amigos y familiares. Es una tradición que comenzó en Pensilvania en 2008, cuando después de un largo día en la campaña electoral, el entonces senador Obama reunió a un grupo de empleados, tanto judíos como no judíos, para un Seder improvisado. Cada año desde entonces, el mismo grupo, junto con algunos amigos cercanos y familiares, se han unido para continuar la tradición en la Casa Blanca. Entre las recetas familiares en el menú de este año se encuentran una sopa de pollo tradicional con bolas de matzá, pechuga de ternera estofada, kugel de patata, souffl de zanahoria & eacute y pastel de chocolate matzá.

Al comenzar los ocho días de Pascua esta noche, nos acercamos a ocho chefs judíos de todo el país para compartir sus propios pensamientos, menús y recetas para un Seder saludable y satisfactorio. Esperamos que estas recetas le brinden nuevas ideas para sus propias tradiciones de Pascua.

Agradecemos a estos chefs participantes:

  • Joan Nathan, autora de libros de cocina, Washington, DC - Trufas marroquíes de Charoset (pdf)
  • Todd Aarons, chef ejecutivo de Tierra Sur en Herzog Wine Cellars, Oxnard, CA - Sopa de pollo estilo persa (pdf)
  • Michelle Bernstein, chef y propietaria de Michy & rsquos y Sra. Martinez, Miami, FL - Gallinas de Cornualles con especias marroquíes (pdf)
  • Gale Gand, pastelero de Tru, Chicago, IL - Bizcocho de limón con fresas (pdf)
  • Joyce Goldstein, autora de libros de cocina y chef invitada para el Seder de Pascua en el restaurante Perbacco, San Francisco, CA - Espinacas con piñones y pasas (pdf)
  • Peter Hoffman, chef del restaurante Savoy, Nueva York, NY - Ensalada de la plaza Tahrir (pdf)
  • Michael Leviton, chef de Lumiere, Newton, MA - Sable ahumado glaseado con arce y mostaza (pdf)
  • Michael Solomonov, chef de Zahav, Filadelfia, PA - Ensalada de zanahoria y manzana con piñones (pdf)

Nota: Estos comentarios, menús y recetas son producto de los propios chefs.

Danielle Borrin es la Directora Asociada de la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca y enlace con la comunidad judía.


La línea de fotografías navideñas de la Casa Blanca: una tradición de torpeza

WASHINGTON - Mientras el presidente Obama enfrentaba críticas públicas por su discurso en la Oficina Oval sobre terrorismo este mes, un legislador se tomó un momento privado durante una fiesta en la Casa Blanca para tranquilizar al comandante en jefe.

"Ese fue un buen discurso que pronunció anoche, señor presidente", le dijo a Obama el representante Steve Cohen, demócrata de Tennessee, cuando se detuvo para tomarse una foto con él en la fila de fotografías en el último baile del Congreso. semana. "Es difícil ser un adulto en la nación".

Fue una de las interacciones de cientos de segundos que el presidente y la primera dama, Michelle Obama, están teniendo con los invitados en algunas de las 20 recepciones navideñas que llenan sus vidas cada diciembre. Las bromas fotográficas con el presidente, ansiosamente anticipadas, a veces políticamente tensas y a menudo dolorosamente incómodas, se han convertido en un elemento básico de la temporada navideña en Washington, donde el ritual navideño se encuentra con el oportunismo profesional, todo en el transcurso de unos seis segundos.

"Es necesario bombardear las instalaciones nucleares iraníes", dijo el año pasado la representante Michele Bachmann, republicana de Minnesota, a Obama en uno de esos breves intercambios, aprovechando su última velada navideña con el presidente antes de dejar el Congreso. El presidente le dijo que no era tan simple, según un relato que dio a The Washington Free Beacon.

Se cuentan chistes, se solicitan entrevistas y se dan consejos no solicitados al presidente junto con apretones de manos, choca los cinco y la mirada no infrecuente de ciervos en los faros delanteros de un invitado sin palabras. Se presenta a los miembros de la familia y, a menudo, se sorprenden.

"Integrar al presidente y la primera dama en la línea de fotografías navideñas es observar a la humanidad en su estado más incómodo", dijo Bill Burton, un ex alto funcionario de prensa de la Casa Blanca de Obama.

Imagen

Obama, que apenas tolera la charlatanería que es la tradición presidencial, recibe muchas menos líneas de recepción que sus predecesores. George W. Bush y su esposa, Laura Bush, trabajaron en una línea de fotos en cada una de las 25 fiestas navideñas que organizó en 2008, su último año en el cargo, pero la Casa Blanca de Obama ha eliminado a todos menos a un puñado. El Congreso y los medios de comunicación se encuentran entre los grupos que todavía hacen fila para el agarre y la sonrisa presidencial.

Los Obama recortaron el ritual en parte porque es exigente y requiere mucho tiempo (cada línea dura hasta dos horas y media) y en parte porque querían dar a la mayor cantidad de personas posible la oportunidad de visitar la Casa Blanca.

"Es largo, agotador y bastante difícil de superar", dijo Tina Tchen, jefa de personal de la Sra. Obama, en una entrevista. "También tuvimos que equilibrar, desde la perspectiva del personal, tener líneas de fotos frente a la cantidad de personas en las que podíamos entrar".

Al eliminar la línea de recepción, dijo Tchen, la Casa Blanca puede invitar al doble de invitados a una fiesta. Pero la reacción privada ha sido feroz en algunos sectores.

El momento puede ser mucho más que una imagen. La fiesta del Congreso en la Casa Blanca la semana pasada fue el primer encuentro cara a cara de Obama con el presidente Paul D. Ryan, republicano de Wisconsin, desde que Ryan asumió su cargo en noviembre. Si los dos hablaron sobre el acuerdo presupuestario de fin de año necesario para evitar el cierre del gobierno, ninguna de las partes lo diría.

El drama también se desarrolla en la línea de fotografías. En 1999, un año después de manejar los procedimientos de juicio político contra el presidente Bill Clinton, el representante James E. Rogan, republicano de California, hizo fila con su esposa para fotografiarse con el presidente y Hillary Clinton.

Cuando llegó el turno de los Rogan y fueron anunciados, el Sr. Rogan dijo en una entrevista, el Sr. Clinton “me miró raro por un momento, luego dejó escapar un gran suspiro y me dio una gran sonrisa y dijo: ' Jim, gracias por venir. Estoy muy contento de que estés aquí. Feliz Navidad.' "

"Parecía que él y yo lo habíamos arreglado", dijo Rogan. Pero la Sra. Clinton, que se distrajo mientras se despedía del invitado anterior, no fue tan amigable. Cuando finalmente notó al Sr. Rogan, sus ojos se abrieron con sorpresa, dijo, y apretó sus manos tensamente. “Había algo de frialdad allí y un poco de mueca”, dijo.

El encuentro aparentemente tocó un nervio en la Casa Blanca. Poco después, la imagen de los Rogan y los Clinton apareció en una columna de un periódico de Washington muy leída junto con un artículo que sugería que Rogan era hipócrita por promover su rivalidad con los Clinton en apelaciones de recaudación de fondos y luego compitiendo por una fotografía con ellos. en la Casa Blanca.

Steve Elmendorf, un estratega demócrata y cabildero con estrechos vínculos con la Casa Blanca que ha asistido a fiestas navideñas allí durante décadas, dijo: “Siempre me sorprendieron los miembros del Congreso que tenían relaciones adversas con el presidente, a veces relaciones adversas muy personales. o iban al piso para acusarlo o iban al piso y lo llamaban criminal de guerra, pero se presentaban en la fiesta de Navidad con su cónyuge y sus hijos y posaban para la foto como si nada hubiera pasado ”.

Hay pocos descansos para los Obama en la aglomeración de los encuentros de líneas de fotos. Los ayudantes se aseguran de que el presidente y la primera dama tengan breves momentos para beber agua o usar un baño, y se coloca un acolchado adicional debajo de la alfombra en la que están parados en la Sala de Recepción Diplomática para mayor comodidad. Los invitados reciben boletos cronometrados codificados por colores que les indican cuándo unirse a la cola, y los asistentes sociales militares están disponibles para moverlos rápidamente, tomar sus nombres y anunciar a los invitados cuándo es su turno para un retrato, capturado por el oficial Fotógrafo de la Casa Blanca.

"Siempre solíamos decirles al presidente y a la Sra. Bush de antemano cuántos clics se esperaban esa noche para que estuvieran mentalmente preparados", dijo Amy Zantzinger, quien se desempeñó como secretaria social de la Sra. Bush. "Lo que siempre me sorprendió fue la persona que no se movía, la persona que tenía que contar una historia o varias historias y simplemente no se movía".

Los asistentes sociales militares también sostienen carteras de mujeres, tanto por conveniencia como para desalentar las solicitudes de autógrafos o selfies con el presidente.

Ann Compton, quien cubrió la Casa Blanca durante 40 años para ABC News, dijo que casi siempre trataba la foto como una oportunidad crucial, aunque breve, para ojear al presidente con una pregunta que solo él podía responder. La excepción fue la primera fiesta navideña del presidente George Bush en 1992, un asunto sombrío porque acababa de perder en su campaña de reelección y se estaba preparando para dejar la Casa Blanca.

La Sra. Compton dijo que ella y su esposo habían optado por no unirse a la línea de fotos, pero que luego se encontraron con los Bush mientras posaban con los últimos invitados.

“Barbara Bush me miró y dijo: 'No estabas en la fila'”, recordó la Sra. Compton, “y yo dije:‘ Sra. Bush, ese fue nuestro regalo de Navidad para ti ".


Michelle Obama comparte las tradiciones navideñas de la Casa Blanca, desde la decoración hasta Mariah Carey

¿Quieres echar un vistazo a cómo es la Navidad en la Casa Blanca? Aquí hay una pista: implica escuchar a Mariah Carey.

La primera dama Michelle Obama habló sobre las tradiciones navideñas de su familia en la edición de diciembre / enero del Ladies 'Home Journal y dijo que a pesar de vivir en la casa más famosa del mundo, sus actividades en esta época del año no han cambiado mucho.

Una vez que la residencia en 1600 Pennsylvania Ave. está decorada, Michelle, Barack, Sasha y Malia Obama pasan mucho tiempo entretenidos.

“Tenemos una recepción casi dos veces al día, todos los días, hasta el 21 de diciembre”, dijo la primera dama. “Eso significa entremeses, ponche de huevo y galletas para cada invitado que venga. La casa huele increíble durante todo un mes ".

Pero, señaló, los refrigerios navideños no son demasiado dañinos para los famosos físicos elegantes de la primera pareja. “Estamos en una línea de recepción o en una línea de fotos, saludando a la gente, así que afortunadamente tenemos muy poco tiempo para comer”, dijo.

Durante las vacaciones, la casa se llena de árboles de todas las formas, tamaños y significados, y Michelle mencionó que les gusta rendir un homenaje especial a los hombres y mujeres de servicio.

“Siempre hemos dedicado el árbol de Navidad en el Salón Azul, que tiene el árbol más grande en la casa, a las familias militares”, dijo a la revista. “Este año lo vamos a decorar con fotos de las llegadas de militares. También estamos pidiendo a las familias militares que compartan sus tradiciones, y esas también se reflejarán en los adornos ".

También dijo que se asegura de dejar a un lado al menos un árbol para que lo decoren sus hijas: “Por lo general, es el árbol en la habitación Yellow Oval. Tomaremos chocolate caliente, encenderemos un fuego sin importar el clima, sacaremos una canasta de decoraciones y luego pondré la primera música navideña de la temporada ".

No es de extrañar que su lista de reproducción no sea tan diferente a ninguna de las nuestras. "Tengo una lista de reproducción fenomenal que incluye, por supuesto, 'A Charlie Brown Christmas', así como a James Taylor, Mariah Carey, Boyz II Men y Nat King Cole", reveló. "Los niños se burlan de mí porque saben que es Navidad cuando saco mi lista de reproducción ".

Michelle se asegura de no olvidar su humilde educación y ha llevado una tradición en particular desde su modesto hogar de infancia en Chicago hasta el presente. “Nuestra familia extendida era tan grande que la gente realmente no podía permitirse comprar regalos para todos”, recordó. “Así que un par de nuestras tías salían y compraban pequeños obsequios. Los ponían en una canasta y para obtener un regalo tenías que actuar. Todos, desde los más pequeños hasta los más altos, desde los mayores hasta los más jóvenes, tenían que realizar algo. Podías contar un chiste, leer un poema, hacer una voltereta hacia atrás, cualquier cosa contaba ".

Ella dice que en el pasado hizo un truco con Bo (el perro de agua portugués de Obama), las chicas han hecho obras de teatro y se sabe que el presidente canta una canción o dos.

Cuando se trata de regalos para las niñas, Michelle dice que lo mantienen limitado porque, Sasha y Malia "entienden que todo lo que necesitan ya lo tienen". En cambio, la familia se enfoca en dar a los demás y apoya Toys for Tots. "Trato de recordarle a la gente que compre para un grupo de edad amplio; a la gente le encanta comprar juguetes para niños pequeños, pero también hay adolescentes en los que pensar. A los adolescentes les encantan los juegos electrónicos de aprendizaje y nunca puedes equivocarte dándoles ropa ".

Como se ha convertido en tradición, los Obama pasarán esta Navidad en el estado natal del presidente, Hawai, teniendo un "día tranquilo" simplemente disfrutando del tiempo con familiares y amigos.


Tradiciones navideñas de la Casa Blanca

Pocas primeras damas disfrutaron de la Navidad de manera tan exuberante y creativa como Pat Nixon. Durante las cinco temporadas de vacaciones que pasó en la Casa Blanca, la Sra. Nixon introdujo tradiciones que continúan hasta el día de hoy. Ella estableció un estándar para adornar la Mansión Ejecutiva durante las vacaciones que cada primera dama desde entonces ha honrado y construido.

Durante la mayor parte del siglo XIX, las primeras familias celebraron la Navidad de forma privada y modesta, al igual que la mayoría de los estadounidenses. El primer árbol de Navidad documentado que apareció en la Mansión Ejecutiva fue en 1889, cuando el presidente y la señora Benjamin Harrison colocaron un árbol de hoja perenne en el alojamiento de la familia para deleitar a sus nietos. Pasaron otros 23 años antes de que se colocara un árbol en el piso estatal, durante la última Navidad del presidente y la Sra. Taft en la Casa Blanca, en diciembre de 1912.

El presidente y la Sra. Nixon, junto con su hija Tricia, durante su primera Navidad en la Casa Blanca. El árbol de Navidad oficial se colocó en el Hall de entrada en 1969, pero se devolvió a su ubicación habitual en el Salón Azul al año siguiente y todos los años a partir de entonces.

La Fundación Richard Nixon

Las celebraciones navideñas en la Casa Blanca crecieron gradualmente a lo largo de los años siguientes en función de las preferencias personales y los gustos de los ocupantes. Mamie Eisenhower mantuvo el récord durante muchos años al instalar 26 árboles en un año, repartidos por todos los pisos de la casa. En 1961, Jacqueline Kennedy comenzó la tradición de seleccionar un tema para el árbol Blue Room.

Ocho años después, Pat Nixon presidió la primera de las cinco Navidades presidenciales de los Nixon. Como dijo Mary Evans Seeley, cronista de las vacaciones en la Casa Blanca, "En Navidad, los Nixon, más que cualquier Primera Familia anterior, permitieron que su casa privada se convirtiera en la casa más pública de Estados Unidos". La Navidad en la Casa Blanca de Nixon reflejó el compromiso de la Sra. Nixon de hacer que la Casa Blanca sea más accesible para más personas que nunca.

La Primera Dama da la bienvenida a Santa Claus a una fiesta para el personal de la residencia de la Casa Blanca una semana antes de la Navidad de 1973.

La Fundación Richard Nixon y ampnbsp

En 1971, durante su tercera Navidad como primera dama, la Sra. Nixon explicó su enfoque de las vacaciones para Casa y Jardin revista: “Antes de llegar a la Casa Blanca, nuestros amigos siempre nos miraban para ver qué sorpresas les íbamos a dar en Navidad, con nuestras decoraciones, nuestra fiesta de 'puertas abiertas'. Siempre hemos intentado hacer que la Navidad sea especial y diferente. En la Casa Blanca también disfrutamos dando sorpresas ". 2 Muchas de esas "sorpresas" se convirtieron en tradiciones perdurables.

Una de las tradiciones más memorables que inauguró la Sra. Nixon fueron los viajes anuales a la luz de las velas para el público. Al anunciar los recorridos, la Sra. Nixon dijo que quería que las personas, especialmente los que trabajaban en Washington y que no podrían recorrer la Casa durante el día, vieran la Mansión "resplandeciente con la magia y el espíritu navideño". 3 Los recorridos fueron inmediatamente populares y atrajeron a miles de personas cada noche.

La Sra. Nixon saluda a los visitantes en los escalones del pórtico norte durante los recorridos a la luz de las velas de 1972.

La Fundación Richard Nixon

Julie Nixon Eisenhower recordó que “ardían fuegos en las habitaciones Roja, Verde y Azul, y los candelabros y apliques de pared estaban tan bajos que parecían velas. Conjuntos rotativos de [bandas de las fuerzas armadas] tocaron villancicos en el Grand Foyer. El ambiente era mágico ". 4 El público Candlelight Tours se convirtió en una tradición anual muy querida en la Casa Blanca durante más de treinta años.

Otra tradición navideña perdurable que comenzó la Sra. Nixon es la casa de pan de jengibre de la Casa Blanca. Aunque algunas primeras damas anteriores habían incluido una casa de pan de jengibre como parte de sus decoraciones navideñas, la Sra. Nixon lo convirtió en una tradición anual que ha continuado ininterrumpidamente desde entonces.

En 1969, a petición de la Sra. Nixon, el segundo chef de la Casa Blanca, Hans Raffert, creó una casa de pan de jengibre en forma de A relativamente simple y completamente comestible. El encantador dulce, que se colocó en una mesa auxiliar en el Comedor del Estado, pesaba aproximadamente 40 libras.

La Sra. Nixon y su hija Julie Nixon Eisenhower aprecian los detalles de la casa de jengibre de 1971 de la Casa Blanca.

La Fundación Richard Nixon

A lo largo de los años, la casa de pan de jengibre de la Casa Blanca se ha vuelto cada vez más elaborada, ya que los sucesivos equipos de pastelería de la Casa Blanca buscaron superar las creaciones del año anterior. La casa de pan de jengibre de este año incluye un cuadro de lugares emblemáticos estadounidenses, como el Monte Rushmore, la Estatua de la Libertad y El Álamo, ¡y pesa casi 400 libras!

Tricia Nixon Cox reflexionó recientemente sobre lo que inspiró el enfoque de su madre hacia la Navidad. “Para mi madre, la Navidad significaba dar más que recibir. En la Casa Blanca, hay un escenario especial para retribuir a toda la nación en Navidad. Sus innovaciones, los recorridos a la luz de las velas, la casa de pan de jengibre, evocaron una época más simple en la historia de nuestro país ".

Una nevada en diciembre de 1973, el día en que se celebraba una fiesta para los hijos de miembros del Cuerpo Diplomático en Washington, impulsó a la Sra. Nixon a comenzar otra tradición menos permanente. Siguiendo sus sugerencias, los miembros de su personal construyeron un muñeco de nieve en el Jardín Sur, justo afuera de la entrada a la Sala de Recepción Diplomática, donde se podía ver desde la Sala Azul.

El presidente y la Sra. Nixon en el jardín sur disfrutan de un muñeco de nieve creado por miembros del personal de la Sra. Nixon, el 17 de diciembre de 1973.

La Fundación Richard Nixon

Joni Stevens, quien trabajaba en la oficina de nombramientos de la Primera Dama, recordó recientemente ese día. “La nieve era fina y seca, no apta para hacer un muñeco de nieve. Así que les pedimos a los jardineros que estaban arando el camino de entrada sur que pusieran un poco de nieve en los botes de basura. Agregamos un poco de agua a esa nieve para que se pueda empacar ". El alegre muñeco de nieve deleitó a todos los niños que asistieron a la fiesta ese mismo día.

La Sra. Nixon también fue responsable de renovar una tradición anterior, que había estado ausente durante 25 años, de colocar coronas de flores en todas las ventanas de la fachada norte de la Mansión Ejecutiva. 5 Sin embargo, a diferencia de años anteriores, las coronas con cintas eran visibles tanto de día como de noche, gracias al exitoso proyecto de la Sra. Nixon de iluminar el exterior de la Casa Blanca todas las noches por primera vez en su historia.

La familia Nixon posa para un retrato frente al árbol de Navidad oficial de 1971 en el Salón Azul. Esta foto se encuentra entre los retratos familiares favoritos de la familia de sus años en la Casa Blanca.

La Fundación Richard Nixon

Según el autor Alvin Rosenbaum, “Mrs. Nixon superó a sus predecesoras en decoración, recepciones y entretenimientos navideños ". 6 Pero Cindy Vanden Heuvel Tague, quien trabajó en la oficina de la Sra. Nixon desde 1970-1974, observó recientemente que eso no fue lo que motivó los esfuerzos de la Sra. Nixon para hacer que la Navidad en la Casa Blanca fuera realmente especial. "Señora. Nixon quería que la Casa Blanca en Navidad fuera un lugar cálido y acogedor, festivo, amigable y con un toque hogareño. Quería que todos tuvieran una experiencia maravillosa ".

En los cincuenta años transcurridos desde que la Sra. Nixon celebró la Navidad por primera vez en la Casa Blanca, cada uno de sus sucesores se ha inspirado para garantizar que los visitantes de vacaciones a la Casa Blanca disfruten de una experiencia inolvidable. En gran parte, el legado navideño de Pat Nixon continúa deleitando a todos los que visitan la Mansión durante esta época festiva del año.


Tradiciones populares de vacaciones en la Casa Blanca

La primera fiesta de la Casa Blanca

En 1800, el presidente John Adams y la primera dama Abigail Adams decidieron organizar una fiesta para su nieta de 4 años, Susanna, iniciando la costumbre de la fiesta de Navidad de la Casa Blanca que continúa hasta el día de hoy.

La primera "diversión"

Durante la temporada navideña, es común que en la Casa Blanca se lleven a cabo diversas actividades dirigidas a los niños. La inspiración para este tipo de eventos llegó en 1835, cuando el presidente Andrew Jackson organizó su "fiesta" para los niños. Este fue un asunto masivo que involucró juegos, una comida abundante y terminó con la gran final & # 8211 una pelea de "bolas de nieve" bajo techo usando bolas de algodón especialmente hechas.

El primer árbol de la Casa Blanca

En 1889, el presidente Benjamin Harrison introdujo el primer árbol de Navidad en la Casa Blanca, y lo decoró elaboradamente con juguetes, dulces y adornos. Aunque este fue el primer árbol de la Casa Blanca, no todos los presidentes se han apegado a la tradición, dependiendo de dónde pasen las vacaciones y si hay niños presentes.

Navidad "verde"

El presidente Theodore Roosevelt es conocido por su amor por la naturaleza y su decidida postura sobre la conservación. Por esta razón, no creía en la tala de árboles para usarlos como decoración navideña, sino que hizo todo lo posible en otras áreas, tal vez para compensar esta falta de alegría navideña. Organizó una fiesta enorme para más de 500 niños con una comida, baile, regalos de fiesta e incluso un elaborado Papá Noel hecho completamente de helado. Cuenta la leyenda, sin embargo, que su hijo, Archie, todavía eligió colarse en un pequeño árbol para las vacaciones. En cualquier caso, a Roosevelt se le atribuye haber comenzado la tradición de decorar un abeto vivo en los terrenos de la Casa Blanca en lugar de cortar un árbol nuevo.

"Navidad azul

En 1909, el presidente William Taft y sus hijos decoraron un árbol en el Salón Azul. Esta era la primera vez que se decoraba un árbol en un área pública de la Casa Blanca. Esta tradición también continúa hoy.

El árbol de navidad nacional

El presidente Calvin Coolidge llevó la idea del árbol público a otro nivel en 1923 con el bautizo del “Árbol Nacional de Navidad” frente a la Casa Blanca en un área de observación pública. Cada año desde entonces, este enorme árbol de hoja perenne ha sido iluminado, decorado y designado como el Árbol Nacional, una tradición que ha evolucionado a lo largo de los años para incluir muchas otras actividades. El final de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea se conmemoraron con el “Concurso de la Paz”. Esta práctica ha continuado, involucrando un mes sólido de festividades iniciadas con la iluminación del árbol. El "Camino a la Paz" se refiere a la pasarela que rodea el Árbol Nacional de Navidad, que cuenta con 56 árboles de cada estado y territorio, todos decorados de forma única y disponibles para el público.

Una Navidad de cascanueces

El primer árbol temático de la Casa Blanca fue creado en 1961 por la Primera Dama Jacqueline Kennedy, quien eligió ir con un motivo de Cascanueces. La elección de un tema ha sido una práctica estándar desde entonces.

Feliz Jánuca

El presidente Jimmy Carter se convirtió en el primer presidente en reconocer esta festividad judía cuando encendió la menorá durante el Desfile de la Paz en 1979, algo que ha continuado como parte del calendario anual de festividades de la Casa Blanca.

Árboles por docena

En 1959, el presidente Eisenhower puso el listón del espíritu navideño al instalar no menos de 26 árboles en cada piso de la Casa Blanca. Sin embargo, este récord se rompió más tarde por la friolera de 36 árboles de la administración Clinton en 1997 para el tema de un taller de Santa. También fue durante el mandato de Eisenhower que el Santa Tracker de NORAD (Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte) tuvo su inicio.

¿Sientes el espíritu navideño? Asegúrese de revisar estos otros artículos de vacaciones del blog de Sporcle.


30 tradiciones navideñas únicas para comenzar con su familia este año

Hay una razón por la que la temporada navideña tiende a evocar sentimientos tan cálidos y confusos: es una de las pocas ocasiones durante el año en las que presionamos la pausa en el ajetreo y el bullicio del mundo siempre activo en el que vivimos, y aquellos que celebran se reúnen con sus seres queridos. unos a participar en las tradiciones navideñas consagradas. Las actividades navideñas obligatorias de algunas personas incluyen ver películas de Hallmark, mientras que otras preparan recetas familiares y postres invernales mientras tocan melodías festivas. Pero si está buscando una nueva costumbre para agregar a su itinerario, hay innumerables ideas tanto antiguas como nuevas para adoptar por primera vez este año. Aunque muchas de las tradiciones navideñas más antiguas de todo el mundo en países como Francia, Alemania e Inglaterra todavía prevalecen en la actualidad (villancicos y mercados, por ejemplo), también hay una gran cantidad de opciones modernas y divertidas (como usar pijamas a juego y hacer una galleta). intercambio con amigos). Y aunque las vacaciones pueden verse un poco diferentes en 2020, todas las tradiciones enumeradas aquí pueden adaptarse al distanciamiento social.

Ya sea que esté buscando tradiciones para comenzar con un bebé o simplemente quiera que la temporada se sienta más especial este año, aquí hay 30 opciones para niños, parejas y familias elegidas de todo tipo. No importa cómo elijas celebrar, estos pequeños rituales agregan un elemento de intimidad que es parte de lo que hace que el 24 y el 25 de diciembre y las semanas previas a él sean mágicas para muchos. Estas ideas dulces y únicas seguramente te dejarán buenos recuerdos.


Recetas fáciles de galletas navideñas

¿Esperaste hasta el último minuto para hornear tus galletas navideñas? ¡No te preocupes! Estas delicias festivas son fáciles de hacer y difundirán mucha alegría navideña.

Relacionado con:

Foto de: Renee Comet y copia © 2016, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos

Foto de: Matt Armendariz y copy2014, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos

Foto de: Renee Comet y copia © 2016, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos

Foto de: Matt Armendariz y copy2014, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos

Foto por: Tara Donne y copyTara Donne

Foto de: Jon Paterson / Studio D

Flores de ponche de huevo

Considere estas galletas como el pequeño bocado perfecto de Navidad, ¡todo envuelto en un sabroso manjar!

Galletas Meltaway de Ponche de Huevo

Estas golosinas en forma de bola de nieve en polvo que se derriten en la boca crean una mezcla azucarada de nuez moscada, ron y bourbon. ¡Mmm!

Galletas de azúcar con remolinos navideños

Un toque vibrante a su galleta de azúcar estándar: los elegantes remolinos de glaseado y el acabado suave y brillante le recordarán a un bastón de caramelo de menta.

Galletas de chocolate arrugadas

¿La única forma de mejorar esta delicia de chocolate? ¡Aromas de espresso y azúcar en polvo crujiente y nevado!

Galletas de azúcar masticables

Batir la mantequilla y el azúcar hasta que estén muy ligeros y esponjosos para obtener una gran consistencia para estas galletas de azúcar de cocción rápida.

Galleta de coco y macadamia de Sandra Lee

Sandra desea que cada galleta navideña sea tan fácil de hacer como estos dulces de inspiración tropical (que comienzan con la masa de galleta de azúcar comprada en la tienda). "La parte más difícil", dice Sandra, "es comer solo uno".

Macarrones de coco

Sencillos, decadentes y hechos en solo 35 minutos, los macarrones de coco de Ina son un excelente regalo para llevar.

Galletas de Navidad con confeti de chocolate blanco

Bring the holiday cheer with these festive cookies. They're exploding with sprinkles and yummy drizzled white chocolate.

Ultimate Ginger Cookie

Ina's cookies are filled with spices: cinnamon, cloves, nutmeg and ginger, plus chopped crystallized ginger. A coating of sugar before baking gives them a crinkly crust.

Chocolate Coconut Balls

Anne's Pignoli Cookies

Pignoli cookies may be standard at any Italian bakery but they're actually simple to make at home. Mix them in one bowl y they're ready in less than an hour. Anne Burrell's special touch? A bit of honey.

Snickerdoodles

Who wouldn't love a cookie that's set with a good dose of cinnamon-sugar but still nice and soft in the center?

Cornmeal Wreaths

These golden wreaths give the perfect amount of holiday spirit with their sweet taste and playful appearance.

Sunny's German Chocolate Cake Cookies

Butterscotch-Walnut Cookies

Crispy cookies with butterscotch and walnut fillings are the best way to treat yourself on a cold winter day!

Throwdown Chocolate Chip Cookies

White Chocolate Cranberry Cookies

Peanut Butter Cookies

These peanut butter-filled cookies are creamed together all in one bowl. What could be easier than that?

Macadamia-Almond Christmas Cookies

Feeling a little nutty this Christmas? Add that into your baked goods for some crunchy yumminess with a macadamia and almond combo!

Holiday Haystacks

Get festive with this cute and creative treat! Gather your traditional dessert ingredients and experiment with chow mein noodles for the layered structure. Pouring the melted chocolate and the holiday sprinkles over the cookie is what really seals the deal.

Super Yummy Chocolate Chunk Oatmeal Cookies

Anne is a dark-chocolate fan so she chops it up with walnuts to make these oatmeal cookies nice and chunky. Top them with a sprinkle of sea salt to give them a little something special.

Cinnamon-Spiced Hot Chocolate Cookies

The best alternative to your favorite winter drink? Hot Cocoa Cookies, of course! They've got cinnamon spice wrapped in a chocolatey cookie (perfected with a bonus of tasty almonds and dulce de leche).

Blondie with Dark Roots

Guy folds hazelnuts, coconut and chocolate chips into his blondie batter for an easy, but delicious, treat. Simply spread the batter into a pan, bake for 40 minutes and cool before slicing into individual squares.


Traditional English RecipesTasty English Food For You to Cook

Most traditional English recipes have a long and eventful history. Some were passed down through generations of cooks, others were chance inventions that were so well liked that many cooks took them up and made them classics. This section of the site is my collection of things I've found and tried and loved.

There are recipes for an English breakfast, which is much more than bacon and eggs or toast on the run.

Soups are true soul food. They can be uplifting or soothing, calming or invigorating. They are easy to make and can feed a crowd, while Salads can turn a summer afternoon picnic into a stylish eating experience.

Bocadillos are a great English invention that's sadly been overtaken by the supermarkets. But make your own and you will really know the wonders of a good sandwich, whether you eat it at your desk or outside on the lawn as part of a picnic.

Tasty, warming, comforting . a good cena should be all of these and we have a vast number of traditional English recipes that fit the bill perfectly.

Puddings are an English love affair. Summer desserts are light, fruity and just right for being eaten outside in the sunshine. And come winter, we look for more warming, comforting fare, to steamed puddings, baked puddings, warming crumbles and apple pie.

Drinking tea is an institution in England. And for most people, just a cuppa just won't do. There has to be something alongside it: a biscuit, a slice of cake, a bun or a scone. And just like baking, jam making, pickling and preserving are real kitchen pleasures, because the results of your labours are around for weeks if not months to be enjoyed.

While everyone can name at least three English drinks, what about all the others? The old-fashioned tried and tested ones? What about mulled wine, shandy gaff, claret cup, sloe gin, mead, a bowl of punch or a glass of cherry brandy?

Christmas without its myriad of traditional recipes just wouldn't be Christmas. Check out all the traditional favourites like mince pies, christmas pudding, mulled wine, chestnut soup and more in my Christmas food sección.

And finally, there are sections for apple recipes, mincemeat recipes, asparagus dishes and recipes for the most maligned of all vegetables: Brussels Sprouts. Over time, I'm sure there'll be more. I love researching recipes - unusual ones, traditional ones and local ones - and I'm frequently adding new recipes to this list. Click on the images to move right to the section you're interested in . or browse at leisure through this tasty selection of traditional English recipes.


The best and worst White House Christmas displays

There is nothing like Christmas at the White House. Each winter, America's first family looks to both pay tribute to decades of presidential tradition while also staking out a display all their own — sometimes to varying success.

This is how 14 first ladies prepared for the most wonderful time of the year.

14. Betty Ford, 1975

(Library of Congress)

You can't fault a woman for the decade she has to decorate in. First lady Betty Ford, who lived in the White House through the heart of the 1970s, wasn't exactly fortunate when it came to holiday trends: Think tinsel. Lots and lots of tinsel. Still, despite the unfortunate tackiness of the era, Ford could have avoided some missteps in her "Children's Christmas"-themed White House in 1975 — just look at that sad, skinny Santa Claus! And put some lights or ornaments on that Christmas tree — anything!

13. Eleanor Roosevelt, 1939

(Foto AP)

President Franklin Roosevelt spent some 10 Christmases in the White House, which would admittedly be an exhausting amount of Christmases to have to decorate the mansion for (the president's final two holidays of his 12 years in office were held at the family's home in Hyde Park). Seeing as it was the end of the Great Depression, it is understandable that Eleanor Roosevelt did not go overboard with extravagance in 1939, although that does nothing to forgive the abominable lametta on her tree.

12. Melania Trump, 2018

The People’s House @WhiteHouse is ready to celebrate Christmas and the holiday season! pic.twitter.com/oejKW3mC15

— Melania Trump (@FLOTUS) November 26, 2018

First lady Melania Trump has not found tremendous success decorating the White House just yet (remember her ominous grove of dead trees from last year?). This year's arboreal blunder comes in the form of red evergreen trees, which are unnervingly evocative of the bloodthirsty red weed from War of the Worlds. While she gets points for being bold and thinking outside the box, you never want a Christmas display in which the Twin Peaks brain tree would fit right in.

11. Michelle Obama, 2016

Michelle Obama's last Christmas in the White House was a mishmash of themes, colors, and Portuguese water dogs. While the enormous replicas of Bo and Sunny are cute, they aren't exactly Christmasy. Obama also went overboard with American flag references, which felt out of place beside the wintery displays. Save red, white, and blue for July.

10. Frances Folsom Cleveland Preston, 1898

(The White House Historical Association)

The Cleveland family Christmas tree was the first to have electric light bulbs, although they did nothing to take away from the nostalgic feel of Frances Cleveland's Oval Room display. With the window wreathes and a gorgeous old nativity set adding cheery touches, the whole picture comes together looking downright Dickensian. Still, those dolls are creepy.

9. Claudia "Lady Bird" Johnson, 1967

(Foto AP)

Lady Bird Johnson might not have had the flashiest White House holiday decor, but she did have the coziest. Her display looks so welcoming and natural that you half expect there to be a present for usted waiting under the tree. While that's all well and good for any other home in America, this es the White House, and the Johnsons are docked for their overall lack of pomp. Good dog, though.

8. Mamie Eisenhower, 1958

(AP Photo/Bill Allen, File)

Mamie "Mrs. Christmas" Eisenhower was an enthusiastic decorator, and in 1958 she erected 27 trees throughout the White House, not a one of them fake. Unfortunately, FirstLadies.org reports that she was also an enthusiastic dispenser of tinsel and white spray paint (alas, there are reportedly no color photographs of the whole affair). Perhaps Eisenhower's greatest fault of all, though, was piping Christmas carols into every room of the White House. Yes, yes, we get you love Christmas, but make it stop!

7. Hillary Clinton, 2000

Hillary Clinton's Christmas decor was mucho, but that wasn't necessarily a bad thing. Favoring a green-and-gold color scheme, Clinton's decor in 2000 had a grandmothery feel about it, which was both comforting and festive. Fittingly, her theme was "Holiday Reflections," and her displays contained elements of "the seven [previous] Christmas themes of the Clinton administration." Although the resulting stocking bonanza might be too much for some people, what can I say — I'm a maximalist.

6. Jacqueline Kennedy Onassis, 1961

(AP Photo/Henry Burroughs)

Jackie Kennedy was the picture of elegance, and her White House at Christmastime came to match. Her tasteful Nutcracker-themed Blue Room tree launched the tradition of themed Christmases in the White House, and what a note to start on — strung with light blue ribbon and dangling figurines, the Balsam fir evoked Peter Tchaikovsky's ballet. Notably, Kennedy dispensed with Eisenhower's enthusiastic use of tinsel.

5. Pat Nixon, 1969

Pat Nixon strived for "elegance, beauty, and grace" in her White House decorations, and she didn't fall short. Her refined decorating proved that a little could go a long way — say, a green bow on an Irish setter or simple red pillars. She also launched one of the most beloved White House holiday traditions: the enormous gingerbread house.

4. Barbara Bush, 1990

Barbara Bush loved a good poinsettia, and extended the rich red theme to every room in the 1990 White House. But perhaps the best part about her display was her enthusiasm over every little detail — as she led the press tour, she repeatedly implored the photographers to get close and De Verdad look at the handicraft of her staff. Even the presidential plumber contributed a white castle made of pipes. Not a detail was overlooked even Millie got a red bow on her collar.

3. Rosalynn Carter, 1978

Rosalynn Carter had a mildly terrifying tree of dolls in the 1978 White House, but if you can put aside that creepiness, you might appreciate the old-timey look of her Christmas display (even the Carters' Christmas card was a throwback to the days of yore). Of all the nostalgic decorations employed by first ladies over the years, Carter's is the most impressive, with a marigold sting of pompoms nicely tying together with the window drapes, and generally making the whole room feel warm. Additionally, like many other White House families, Carter made the reason for the season a prominent part of her decor: just look at that fabulous, towering nativity.

2. Laura Bush, 2007

You've got to hand it to the Bush family they sure know how to decorate for Christmas. Laura Bush took a page out of first lady Hillary Clinton's playbook with the gold and green palette in 2007, but made it all her own. While the natural-looking theme was a risk — Bush chose to represent "Holiday in the National Parks" that year — the understated beauty works, with the fluffy piles of "snow" on the bows of the trees and wreathes making it feel like you were outdoors. The Christmas cookies, of course, were in the shape of animals you could find in the parks.

1. Nancy Reagan, 1987

(AP Photo/Barry Thumma)

No one did Christmas quite like Nancy Reagan. From hanging out with ALF to throwing fake snowballs with Dom DeLuise to sitting on the lap of Mr. T, Reagan embraced her role as the conductor of the White House Christmas. The first lady's childlike excitement about the holidays got at the heart of what Christmas is all about in fact, you could frequently find Nancy sprawled out among the children, enjoying the entertainment. In her 1987 display, she had a music-themed Blue Room tree, although perhaps the best room was one in which eight towering evergreens were adorned with silver lights and surrounded by soft drifts of fake snow. "The room is warm, but it feels like it's snowing," DeLuise told the press in awe. Ahora that's Christmas magic.


Contenido

A Passover Seder is a ritual meal held by Jews on the first two nights of the Passover holiday (first night only in Israel). The Seder is traditionally conducted in the home by the family and their invited guests, although it may also be held by any group of Jews, such as members of a synagogue, condominium complex, student group, army base, etc. At the Seder, participants read the Haggadah, a ritual text recounting the liberation of the Israelites from slavery in ancient Egypt. The reading is accompanied by visual aids in the form of the symbolic foods on the Passover Seder Plate. A festive meal is part of the ritual. [1] [2] While religious Jewish law places certain restrictions on a non-Jew eating at a Seder, [3] non-traditional Jews often invite non-Jews to their Seders, and non-Jews also conduct Seders of their own, [4] although the latter practice is highly controversial. [5] [6] [7]

The White House Passover Seder had its origins in an informal Passover Seder conducted on April 19, 2008, by three junior staff members of then-presidential candidate Barack Obama's campaign. At the time, Obama and his campaign team were in Harrisburg, Pennsylvania, in advance of the Pennsylvania primary, and the Jewish staffers realized they would not be able to go home to be with their families on Seder night. The three staffers – Eric Lesser, Herbie Ziskend, and Arun Chaudhary – obtained a "Passover kit" with wine, matzo, macaroons, and Haggadahs from the Hillel House at the University of Pennsylvania and were conducting a late-night Seder in a meeting room of the Sheraton Hotel in Harrisburg when Obama walked in. "Hey, is this the Seder?" Obama asked. He and a group of aides, all non-Jews, joined in to recite the Haggadah. Obama was familiar with the ritual, having attended Passover Seders for the previous nine years. At the end of the Seder, when the assembled said the traditional wish, "Next year in Jerusalem", Obama added, "Next year in the White House". [8] [9]

The following year, with Obama elected president and his junior staffers working in the White House, Obama encouraged the group to hold the Seder again. [8] The 2009 event was the first time that a sitting U.S. president conducted a Passover Seder in the White House. [8] [10] [11] The White House switchboard was reportedly swamped with callers seeking a dinner invitation. [12] The White House Seder was scheduled for the second night of Passover to allow Jewish staffers to spend the first Seder on the first night of Passover with their families. [11] About 20 guests sat around a table in the Old Family Dining Room reading the Haggadah and sampling the traditional Seder foods. Malia and Sasha Obama, being the youngest in attendance, recited the Four Questions [13] and engaged in the search for the afikoman. [9]

Obama hosted the White House Passover Seder for all eight years of his administration. [14] Among the annual traditions for the White House Seder were Obama's imitation of Pharaoh, Chaudhary's speech on the Hillel sandwich, and the hiding of the afikoman under the watchful eye of a Secret Service member. [8] [13] The Seder convened in the Old Family Dining Room and lasted for two hours. [15] During Obama's last year in office in 2016, the Seder was held on April 26, [14] the sixth day of Passover, due to Obama's previously scheduled visit to Saudi Arabia on the first and second nights of Passover. [dieciséis]

During a visit to Israel in 2013, Obama stated that he brought the Passover Seder to the White House to acquaint his daughters with the story of the Exodus, whose themes resonated with his personal beliefs. [17] [10] He said:

To African Americans, the story of the Exodus was perhaps the central story, the most powerful image about emerging from the grip of bondage to reach for liberty and human dignity – a tale that was carried from slavery through the Civil Rights Movement into today. For me, personally, growing up in far-flung parts of the world and without firm roots, the story spoke to a yearning within every human being for a home. [10]

The White House Seder participants, many of them African Americans, were cognizant of the similarities between the story of the Israelites' Exodus from Egypt and the American civil rights movement. The themes of social justice, struggle, and freedom were often evoked during discussion at the meal. [8] At the point in the ritual when the prophet Elijah is welcomed to the meal, the guests recited the Emancipation Proclamation. [8]

The choice of serving pieces was also symbolic. In 2009, the group used silverware from the Truman administration, remembering Truman as the first President to recognize Israel. [8] In 2013, Israel First Lady Sara Netanyahu gave as a gift a Seder Plate, which was used each year at the dinner. [8] [17] Those in attendance read from the Maxwell House Haggadah, which is widely used in Jewish homes. [17] [13]

The menu at the White House Passover Seder featured traditional American Jewish Passover cuisine such as gefilte fish, charoset, chicken soup with matzah balls, brisket, potato kugel, and macaroons. [13] [18] Salads and vegetable side dishes completed the menu. [18] Lesser brought handmade shmurah matzah from the Chabad-Lubavitch center in Springfield, Massachusetts. [19] Family recipes were emphasized: in 2015, these recipes included matzo ball soup from Ziskend's grandmother, carrot soufflé from Lesser's mother, and Raspberry Ganache Marjolaine from Chaudhary's mother. [18] Recipes covered foods from both the Ashkenazic and Sephardic traditions. [18] The food was not strictly kosher, but kosher style. [20] In 2014, the White House Passover Seder began inviting a guest chef to coordinate the menu with the White House executive chef. [18]

Unlike the White House Hanukkah Party, Obama's White House Passover Seder was not a political event. The guest list did not include rabbinical figures, Jewish lobbyists, members of Congress, or Israeli representatives. [8] [17] The guest list of approximately 20 remained basically the same each year. [13] Attendees included the president and his family, members of the president's and first lady's staff and their families, and friends of the Obamas, with a mix of Jews and non-Jews. [17]

In April 1993 staffers of President Clinton conducted a Passover Seder in the Indian Treaty Room of the Eisenhower Executive Office Building, in the absence of the President. [11] [21]

On April 10, 2017, the first night of Passover, several Trump Administration staffers conducted a Seder in the Eisenhower Executive Office Building, but unlike during the Obama Administration, neither President Trump nor his family members attended the ritual. [22] [23]


Ver el vídeo: Rabbi David Wolpe. Rosh Hashanah Day 1 (Junio 2022).